Enfermedades hepáticas en perros

enfermedades hepaticas en perros

El hígado es el órgano responsable de metabolizar las grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. También se encarga de producir la bilis para la digestión, desintoxicar el organismo e influye incluso en la respuesta inmune.

No es extraño entonces que las enfermedades hepáticas en perros preocupen a sus dueños, puesto que en muchos casos pueden poner en peligro la vida del peludo que los padece.

En este artículo, hablaremos sobre los síntomas y signos que nos alertan de algún posible padecimiento hepático, así como las condiciones más comunes que afectan al hígado y su tratamiento.

¿Qué son las enfermedades hepáticas en los perros?

Aunque la enfermedad hepática, conocida como fallo renal, es el principal problema hepático en perros sobre todo de edad avanzada, o con un historial previo de hepatitis. Lo cierto es que podríamos decir que existe más de una enfermedad que daña seriamente el funcionamiento del hígado de un perro.

Sin embargo, el hígado es capaz de regenerarse incluso tras ser afectado gravemente, por lo que un fallo renal solo ocurre cuando más del 70% del órgano ha dejado de funcionar.

¿Cómo saber si mi perro tiene daño hepático?

A menudo, un perro con daño hepático presenta toda una serie de síntomas que variarán en dependencia de la enfermedad específica que lo afecte, pero podríamos destacar sobre todo los siguientes signos:

  • Trastornos gastrointestinales: Un perro con daño hepático presenta síntomas que se pueden confundir con problemas estomacales, como diarrea, vómitos, inapetencia, anorexia, sangre en las heces u orina, etc.
  • Ictericia: La ictericia es el color amarillento en las mucosas, en la esclerótica (parte blanca del ojo) de los ojos, en la parte interna de las orejas, etc. Es uno de los signos que sin duda nos hablan de problemas hepáticos en perros.
  • Polidipsia y poliuria: Se conoce como polidipsia a la sed excesiva a causa de alguna enfermedad, y la poliuria a la consecuente necesidad de orinar más frecuentemente.
  • Ascitis: La ascitis es la inflamación del abdomen por la acumulación de líquidos en esta zona.como-saber-si-mi-perro-tiene-dano-hepatico

Principales enfermedades hepáticas en perros

Las principales enfermedades del hígado que pueden presentar los perros son:

Insuficiencia renal

La insuficiencia renal o deficiencia hepática en perros se presenta en tres etapas:

  • Enfermedad hepática: En que el órgano comienza a tener problemas para llevar a cabo sus funciones, como filtrar las toxinas propias del metabolismo, las grasas, etc.
  • Cirrosis hepática: Que describe el sucesivo endurecimiento del hígado, pues va dejando de funcionar.
  • Fallo renal: En que aparecen síntomas como la ictericia, la ascitis, hemorragias, acumulación de líquidos en las extremidades y encefalopatía hepática.

Encefalopatía hepática

La encefalopatía hepática en perros se refiere a un padecimiento neurológico provocado porque el hígado no puede eliminar las toxinas del intestino.

Se apreciarán síntomas de la enfermedad cerebral difusa como confusión, convulsiones, letargia, etc. así como presentarse una insuficiencia hepática aguda fulminante.

Hepatitis

La hepatitis en perros consiste en una inflamación del hígado, y puede tener varios orígenes. Asimismo, es más acertado hablar de dos tipos de hepatitis en perros: la infecciosa y la crónica.

La hepatitis infecciosa se contagia a través de los fluidos corporales de animales enfermos, y aunque muchos perros se curan totalmente, en algunos podría volverse crónica.

Por otra parte, la hepatitis crónica activa en perros consiste en una inflamación a largo plazo del hígado. Algunas razas tienen una predisposición genética a padecerla, como es el caso del labrador retriever, el cocker spaniel, el chihuaha, el maltés y el westie. En otros casos se deriva de una hepatitis viral, leptospirosis, envenenamiento o intoxicación por medicamentos.

Los síntomas de hepatitis en perros suelen ser:

  • Vómitos
  • Sangre en las mucosas
  • Dolor abdominal
  • Ictericia
  • Fiebre
  • Secreción nasal y ocular

En caso de haber convulsiones, estas suelen deberse a un fallo hepático provocado por el daño avanzado que la hepatitis crónica ha hecho al órgano.

Quistes en el hígado

Los quistes o tumores en el hígado pueden formarse durante el desarrollo del animal, o estar presentes al nacer, en cuyo caso se consideran congénitos. Algunas razas tienen predisposición a padecer la forma congénita, como es el caso de los beagles, bull terrier, westies y cairn terrier.

Al crecer los quistes, causan síntomas como:

  • Hinchazón abdominal
  • Vómitos
  • Letargo
  • Sed excesiva

principales-enfermedades-hepaticas-en-perros

Cáncer de hígado

Por último, el cáncer de hígado hace referencia a los tumores primarios o aquellos que se expanden desde otros órganos del cuerpo hacia el hígado. Los primarios son más comunes en perros mayores de 9 años o perros en etapa senior.

Dichos tumores pueden ser benignos o malignos, y a menudo se acompañan de síntomas como:

  • Inapetencia
  • Letargo
  • Fiebre
  • Polidipsia y poliuria
  • Vómitos
  • Pérdida de peso
  • Hemorragias
  • Hígado agrandado
  • Ascitis
  • Encefalopatía hepática
  • Convulsiones

Además, si el tumor se rompe, pondrá en peligro la vida del perro debido a una hemorragia interna.

Protectores hepáticos para perros

En ocasiones, el veterinario prescribe un protector hepático en forma de solución oral que proteja y module la función del hígado. Algunos de los más conocidos son:

  • Canotox H: Una solución oral que previene y ayuda a tratar diversas enfermedades del sistema hepático canino.
  • Hepatosil: Un suplemento en forma de cápsulas para ayudar a tratar la insuficiencia hepática en perros y gatos.
  • Hepato Active: Una fórmula que favorece la función hepática en caso de insuficiencia, estimulando su regeneración, reduciendo la fibrosis hepática.problemas-hepaticos-en-perros

Alimento para perros con problemas hepáticos

La dieta natural para perros con problemas hepáticos puede ser una solución adecuada, aunque deberá prestarse atención a las fórmulas específicas para cubrir las necesidades nutricionales del perro, sin descuidar que se mantenga un aporte ínfimo en grasas.

Esta alimentación es también recomendable no solo en la presencia de los problemas hepáticos. Sino que también es una buena forma de bajar las enzimas hepáticas en perros cuando estas muestran índices altos en el perfil hepático en perros.

Los ingredientes en la dieta casera para perros con problemas hepáticos incluyen:

  • Carnes con poca grasa, como pollo o pavo.
  • Hidratos de carbono, como arroz hervido.
  • Verduras y hortalizas, como zanahorias.
  • Grasas sanas como el aceite vegetal.
  • Suplementos vitamínicos.

Otra opción es optar por concentrados comerciales específicamente formulados para perros con insuficiencia hepática, como son:

  • Hill´s Canine Liver Care
  • Royal Canin Hepatic
  • Purina Pro Plan Vet Canine HP Hepatic

Como puedes ver, las enfermedades hepáticas en perros suelen deberse a numerosas causas. Por lo que detectar cuál es la que produce malestar en tu mascota, es vital para asegurar su calidad de vida.

Así mismo, hacemos énfasis en que siempre el mantenimiento de una vida saludable y activa favorecerá el óptimo funcionamiento del organismo de tu peludo. Ya que, el sedentarismo, la mala alimentación y el estrés conllevan siempre al desarrollo de este tipo de trastornos. Así que no dudes nunca en contar con los servicios de nuestra guardería canina Guauventura, en caso de que estés indagando en cómo contribuir a la salud de tu perro.alimento-para-perros-con-problemas-hepaticos

Por último, te recordamos que este artículo es netamente informativo y por ende no reemplaza el concepto de un médico veterinario. Así que, no dudes en llevarlo con un experto ante cualquiera de estos signos.

 

Deja un comentario